Datos personales

Mi foto
Venezuela
TELEFONOS: 0424766536 - 02432425039

NUESTROS PRECIOS AL PUBLICO

Descripción

P.V.P

Lámpara Doble de Piso

300.000

Lámpara tres caras

250.000

Incensarios de mesa

60.000

Incensarios de pared

70.000

Candelabros para sirios juego de 3.

160.000

Jarrones en Guadua con 12 varillas de bambú

160.000

Lámpara de Mechero ( Gasoil, Alcohol)

90.000

jueves, 24 de enero de 2008

DONDE DONDE VIENE LA GUADUA



ORIGEN DE LA GUADUA

Desde San Ángel en México hasta el sur de Argentina, exceptuando Chile y las Islas del caribe, la guadua crece en todos los países de América Latina y en buena parte de los países asiáticos. Su uso es tan antiguo que, según el libro ‘Nuevas técnicas de construcción en Bambú’ (1978), en Ecuador se han encontrado improntas de bambú en construcciones que se estima tienen 9.500 años de antigüedad.

Puentes colgantes y atirantados de impresionante precisión de ingeniería, poderosas embarcaciones así como flautas, quenas y marimbas, fueron realizados por los Incas con este recurso durante la época de preconquista, y después de ella durante la colonia, la especie fue la encargada de proteger indios y hasta pequeños pueblos del asedio de los españoles escondiéndolos tras sus espesuras.

Colombia, Ecuador y Panamá son los países en América que registran mayor tradición de uso, de hecho en estas zonas existieron las mayores extensiones de la especie en el continente.

En el año de 1806 fue descrita por HUMBOLDT y BONPLAND en Colombia como Bambusa guadua y en 1822 clasificada por KUNT como Guadua angustifolia. Se considera como una de las plantas nativas más representativas de nuestros bosques; desde épocas remotas por parte de los primitivos pobladores hasta nuestros días, se ha venido utilizando este recurso en la región centro-occidental de Colombia, convirtiéndose en un elemento importante para el desarrollo económico, social y cultural del país.

En Colombia la guadua ha sido sometida a grandes presiones deforestadoras; de extensas áreas existentes ha pasado a pequeñas manchas boscosas ubicadas en las orillas de los ríos y en los bosques húmedos de las laderas de montaña, especialmente en los departamentos de Quindío, Risaralda, Caldas, Tolima, Valle del Cauca, Cundinamarca y Santander.

De la palabra guadua, no se sabe a ciencia cierta su origen, aunque ciertos especialistas creen que podría ser venezolano. Estas versiones emergen de las variantes “Guadúas”, “Guaja” con las cuales se conoce esta planta en ese país.


Archivo del blog

LLEVA LA ALEGRIA DE LA PRIMAVERA A TU MESA CON EL TOQUE MAGICO DE LAS FLORES COMESTIBLES

flores calabacin rellenas.gif


los pétalos utilizados en ensaladas y salsas aportan a las comidas sabores y aromas sorprendentes

Por Sandra Melgarejo, Bien

La próxima vez que vayas a un restaurante y una flor adorne el plato que has pedido anímate a probarla. "Al principio se pensaba que era decorativo, pero cuando un cocinero pone algo en el plato es porque se puede comer", opina Montse Estruch, chef del restaurante El Cingle, que comenzó hace diez años a utilizar la flor del saúco en su cocina y ahora es una experta en jardines comestibles. Ya en la Roma clásica se explotaban las propiedades culinarias de las flores y parece que la tradición se está recuperando. "Ya hay mucha gente que compra bandejas de flores en algunos mercados y las lleva a casa", afirma la cocinera. Ella advierte de que hay que conocerlas, no se puede ir al campo y elegir una variedad sin saber si es o no comestible. "A veces las pruebo y noto que tienen un gusto que no es agradable, aunque sean bonitas".

cocinar con flores
Las flores en el plato...
Hay muchas flores comestibles, diferentes dependiendo de la temporada. Las de primavera son los pensamientos, los claveles y los geranios pequeños, las caléndulas, las capuchinas... En otoño, pensamientos, ciclámenes, alguna variedad de margarita o las rosas. Según Montse Estruch, la mayoría de las flores de las plantas aromáticas (albahaca, hierba luisa, hinojo, etc.) son comestibles. "Hay algunas con un gusto más particular, como las violetas, la flor del naranjo, el jazmín y la flor del almendro".

Un toque especial y rápido

Prepararlas es sencillo. Se lavan en agua fría para que queden frescas, se centrifugan y se ponen sobre papel de cocina absorbente. "Es mejor cogerlas cada día, se tienen que cuidar con mucho mimo porque se estropean de un día para otro", aconseja la chef. Normalmente se comen en crudo y se ponen al final de la elaboración del plato. Se pueden hacer salsas o cocinar los pétalos para hacer una mantequilla y aromatizar carnes (Estruch sugiere sobre todo la capuchina o aromáticas como el hinojo y el espliego) o pescados. Donde más se utilizan es en ensaladas y también en postres, como las violetas y los pétalos de rosa. "Puedes poner flores donde tú creas que las puedes poner, son muy agradecidas".

En opinión de la chef, las flores dan un toque sensual y femenino a los platos. "Si a un plato simple le pones una flor natural bien colocada le cambias el concepto". Prueba a ponerlas en un cóctel, en una copa de cava o champán, para hacer una gelatina... "Puedes hacer lo que tu imaginación te sugiera, pero siempre asegurándote de que sean flores comestibles", recomienda Montse Estruch. La chef de El Cingle viajará el mes que viene a Brasil. "Me han comentado que hay miles de flores, me voy a volver loca".


Ecobamboo

Guádua es el más frecuente de los bambúes gigantes que crecen en América. Sus recursos son todavía abundantes y usan tradicionalmente desde Panamá hasta Paraguay en agricultura y construcción.
Especialmente en Colombia encontramos un rango amplio de especies en su género y se investiga en múltiples niveles sus posibles usos. Desde los 80s había considerables esfuerzos en la conservación de esta especie, un ciclo de aprovechamiento sostenible ha sido desarrollado por las autoridades ambientales y a través de ellos existe cierto control sobre los guaduales naturales y su regeneración.
En los años recientes se construyeron unas obras maestras fabulosas en Colombia y también en el exterior, pero sin embargo se pudren más de 75% de los culmos maduros dentro de los guaduales, en vez de ser usado en obras de larga vida y así logrando por ende una fijación a largo plazo del CO2 incorporado en su Biomasa.

Para mejorar el conocimiento sobre este “Regalo de los Dioses”, se debe practicar con “las manos en la masa”, experimentando sus múltiples usos en arquitectura y industria del mueble. En Ecobamboo se ofrecen unos talleres con charlas teoricas y obras prácticas bajo control y enseñanza de experimentados artesanos. Especial énfasis se hace esta vez en las uniones sin uso de tornillos, trabajando solo con un nuevo producto, el bolillo de guadua carbonizada.

¿QUE LES PARECE CONOCER NUESTRO BLOG?